Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


Channel Description:

constancia irregular de la rutina narrativa

older | 1 | 2 | (Page 3)

    0 0
  • 03/13/13--08:40: VENDEHUMOS



  • “La naturalización de las cosas es un fenómeno que me desvela”, confesó el que habitualmente tomaba confesiones. Con el mate en la mano, frente a la televisión prendida que transmitía las afueras del Cónclave del Vaticano, emanaba un aire de abstracción filosofal rematado con los ojos perdidos en los dibujos de una yerbera de lata.

    Todo lo que estaba a su alrededor, al alcance de su vista (y de sus manos) era fruto de la caridad y estaba lejos de la suntuosidad obscena que mostraba la pantalla.

    El otro estiró la mano, como un elocuente reclamo de cebador que reprende con el gesto y la mirada al que monopoliza la infusión criolla.

    “Sabés cuantas veces se me cruza largar todo al carajo…”, siguió sincerándose el jefe de la parroquia, devolviendo el mate.
    El otro apenas se sonrió. Levantó la pava del fuego, preparó otro cimarrón y se lo tomó.
    “Y, al mismo tiempo, ¿sabés?, siento que ya largué todo hace años, desde que pusieron las cosas en su lugar y nos mandaron a vivir acá”, dijo el cura, mientras  el sonoro aire que entró por la bombilla, en el fondo del jarrito, subrayó sus palabras.  

    Quedaba una factura en el plato. El otro, sin sacar la vista de la televisión, cebó otro mate y lo ofreció con naturalidad. Después levantó el último bocado y lo partió en dos: mitad para cada uno.

    El cura recibió su parte y se rió con ganas. Pero las ganas eran de llorar.

    Una corresponsal, de espaldas a la multitud de la Plaza de San Pedro, advertía que de un momento a otro la chimenea develaría si la decisión estaba o no tomada.

    “Y hay gente que lo está mirando como si esto fuera un partido de fútbol… Peor nosotros, ¿no?. Peor nosotros…”, soltó el religioso.

    Estaba por descerrajarse una puteada y se detuvo en el rostro que tenía enfrente.

    “Tenes azúcar en la barba, de este lado”, informó piadoso, el cura, e hizo de espejo indicándole adónde estaban los granos dulces e invasores.

    Mientras el otro se sacudía la pelambre de la quijada con una mano, el humo televisado empezó a brotar hacia el cielo, liviano y denso a la vez. Ni blanco ni negro. 
    Gris como el del brasero que calentaba la pava.

    0 0
  • 03/18/13--04:39: NOMBRES PROPIOS
  • Se dice que somos lo que comemos, que tenemos los gobiernos que nos merecemos y que no hay prienda que no se parezca a su dueño. Pero a veces las relaciones van más allá de nuestras acciones y el destino resulta estar atado indisolublemente a nuestra gracia.
    En el impass laboral recomendado por los sanitaristas anque cuestionado por los empleadores, tuvo lugar este minucioso trabajo de investigación virtual que a través de una de las principales redes sociales desnuda cuán ligada puede estar la estirpe con el quehacer de las personas.

    GOLPE DE ESTRADO Había otros ejemplos. Este es el menos agresivo (para resguardar a las pobres  aves carroñeras que pudieran verse afectadas en la comparación con los letrados)
    ¿La muchacha estaba predestinada o lo hizo a propósito?

     



    CAPRICHOSA CONSTRUCCIÓN Está hecho a medida de su ocupación, como si un maestro mayor de obras lo hubiera planeado hilada por hilada. Con ustedes, apenas un ejemplo de otra asociación lícita en el terreno de la cuchara, el balde y su DNI .



    SERÁS LO QUE DEBAS SER Y un cúmulo de casos (aunque son apenas una pequeña muestra) que a continuación testifican que no se trata de algo aislado. Es un complot mundial que se burla de nuestra capacidad de entendimiento.


    ////////////////////////////


    /////////////////////////////////



    ///////////////////////////////



    ////////////////////////////////


    ///////////////////////////


    //////////////////////////////


    ///////////////////////////




    0 0


    Los gestos, ni siquiera los buenos gestos, por sí solos no cambian nada. Pero que los gestos se hagan desde adentro del dorado y desacreditado palacio del Vaticano, es más que algo. Aún en el seno del catolicismo, siglos de desvirtuar el cristianismo en función de la empresa de creer según los representantes del Cielo en la Tierra, se ha cuestionado más que nunca el papel de la institución clerical.
    La irrupción de un perfil diferente en el nuevo Papa es, sin dudas, la posibilidad de sacudir –al menos empezar a desempolvar- milenios de distancia entre el mártir, sus presuntos herederos y los fieles. O constituye al menos un marco inédito que genera expectativas.   



    Pero la novedad va más allá de los propios católicos. Ni siquiera hay que aclarar que no hace falta ser creyente en el credo en cuestión ni en ningún otro, ni elucubrar acerca del peso específico que tiene en la actualidad esta Iglesia –con tanto desencanto que favoreció a otras en la mudanza de la Fe.

    La onda expansiva de la noticia nos alcanza a todos: por una antigua participación en los cimientos culturales occidentales y sus incursiones al resto del globo; y por una consecuente atención de todos –aún los más reacios al asunto, aportando su marcado desinterés como pieza fundamental en el debate-, con o sin Dios de por medio, en una especie de radiografía obligatoria a ese factor de poder en decadencia pero factor al fin.

    Las reacciones a la aparición en la escena mundial del nuevo Papa, como ante todo lo que trasciende, han sido y serán dispares. A cada adhesión le sigue un repudio; por cada comentario esperanzador hay un oscuro y escéptico desengaño que advierte sobre una nueva maniobra enmascarada que terminará en más de lo mismo.   



    Creo que es tiempo de tibios. Pero tibios a los que no los pierda ni la ingenuidad ni el eterno desencanto. Es momento, más que nunca, de ser moderados.  
    Atentos espectadores con el índice en el gatillo de la crítica, por supuesto, pero también con la predisposición de aguardar el transcurso de los hechos para referirse al respecto.


    Los extremos –la facilidad del más feroz pesimismo y la candidez de la pobre ceguera “buena”- no consiguen en este contexto más que embarrar la cancha con rencores irreversibles y omisiones disimuladas que derivan en el elogio sin freno.


    Y hay mucho pero mucho ya dicho. Y mucho más por decir. Siempre hubo "de todo en la viña del Señor". Pero hoy hay (a la vista de todos) muchísimo más. Puede sonar sacrílego pero no hay profeta de hoy que no tenga conexión a Internet. Como entonces no había profeta sin piedra a la que subirse para declamar ante la masa sus revelaciones. Ahora hasta el Papa tiene twitter.


    Lo nuevo tiene que ver con una amplitud nunca antes vista, un horizonte en el que nadie queda afuera aunque sigan existiendo posicionamientos privilegiados que marcan por ahora la diferencia. El hecho es que todos pueden opinar.

    La insinuada prehistoria fue la imprenta y su proliferación hasta volverse producto accesible al menos para más de una tendencia a publicar sus inquietudes particulares sobre tal o cual tema. Y si más de uno era un avance, la multiplicidad desbordada –ingobernable!- implica un salto mayor.


    La Prensa hoy, gracias a Internet, supone un universo inabarcable en el que cunden y caben todas pero todas las voces pensadas e impensadas. Habría que celebrar ese síntoma desmadrado, siempre y cuando prevalezca sobre cualquier mirada a esa chorrera de información la posibilidad de analizar críticamente todo lo que se dice. Esa gimnasia cotidiana no sólo nos puede salvar del ridículo en la mesa del bar, el ascensor, el aula o la oficina. Es el cauto modo al que nos debemos enfrentar a la hechura virtual de cada día de la Historia.


    La red de redes deja convivir a los diarios de papel pero no sin reemplazarlos, ocupando su lugar en ese eslabón de contar mejor que nada y de infinitas maneras el mundo actual.

    Internet es la democrática e inconmensurable Biblia sin editar de hoy.      




    0 0
  • 05/07/13--04:27: DONDE SUENA UNA ACORDIONA
  • Como para que Rosario no olvide su pertenencia litoraleña, el chamamé late aquí constante, popular y genuino: aunque lejos del primer plano. Más de ochenta programas de radio y ocho bailantas simultáneas por fin de semana, albergan a los descendientes del esplendor que en los ’60 promovieron Tarragó Ros y Ramón Merlo, y a su manera honran una historia en la que la ciudad fue protagonista clave del desarrollo de la cultura regional
    Escribe: Joaquín Castellanos

    Fotos: Sebastián Granata / La Revista del Chamamé


    Al trance se entra a la par: él con los ojos apretados bajo el ala del sombrero; ella con la mirada fija por encima del hombro del compañero. Ahora ya son un mismo pulso en los dedos entrelazados de esa doble mano que marca el mecer ritual.

    No es en Corrientes, ni en Formosa. Tampoco en el norte entrerriano.

    Es a diez o quince  minutos del Monumento a la Bandera adonde el chamamé queda en segundo plano pero latente, casi subterráneo y soslayado, para explotar en un duelo de acordeones y guitarras.   

    Invisibles al pulso habitual de la ciudad, en el Gran Rosario conviven hasta ocho bailantas por fin de semana, en algunos casos con una concurrencia que supera las mil personas por local, los domingos al mediodía; así como invaden las radios más de 80 programas sobre el género en la zona, e incluso una emisora de FM exclusivamente dedicada a la música litoraleña.

    Son los herederos de la condición migrante provinciana, los sobrevivientes y descendientes de un legado histórico que desde hace más de medio siglo pelearon por convertir a este rincón porteño en una orilla más del Paraná.  




    El Señor del Litoral y el Rey del Chamamé eran amigos. Ambos se radicaron en Rosario y tomaron la posta del Taita don Emilio Chamorro, al ponerle el pecho a la cultura litoraleña en la ciudad en los ‘60: El Rancho de  Ramón Merlo, en Rodríguez casi Arijón, y el salón Umberto Primo de la Sociedad Italiana De Socorros Mutuos, en Jujuy al 2500, de Tarragó Ros, marcaron la impronta local imborrable en la década del ’60.
    Hoy, como obstinados herederos de aquel tiempo, persisten un puñado de lugares que emulan aquella gloria: en Rosario, La Carpa del Encuentro (Rouillón al 2800); el club Peñarol (Ovidio Lagos y Circunvalación); el Centro Tradicionalista Gauchito Gil (Rivarola y Circunvalación) y Gauchito Gil Sur (Ayacucho y Circunvalación); en Granadero Baigorria, La Tacuara; en Villa Gobernador Gálvez, el club Olímpico y el Centro Chamamecero; y en Capitán Bermúdez, El Rancho del Gauchito Gil, entre otros.

    El itinerario lo da a conocer La Revista del Chamamé, una publicación mensual autogestionada que se vende en algunos kioskos de diarios y en las propias bailantas, dedicada desde hace tres años a documentar y difundir  el circuito regional de pistas bailables y programas de radio alusivos.  



    Cuando se prende el cartel luminoso que dice “en el aire”, ella se transforma. No es  que imposte nada, sino que le brota desde lo más hondo de su correntinidad una ráfaga de pasión que la acompaña desde hace mucho.

    Su padre tenía arrozales y a ella le gustaba ir al campo a acompañarlo. Sobre todo para la época de la cosecha, porque venían los peones golondrinas desde los lugares más lejanos, y con ellos traían sus costumbres y su música. Después de las tareas del día, recuerda, se hacía la olla del guiso carrero, y mientras todo se preparaba, iban apareciendo los acordeones y las guitarras. Esa era la hora mágica: la luz de la luna y la del fogón, nada más, y la música que parecía que salía del fondo de la tierra.

    “Llegaba al alma. Yo creo que ahí empezó todo”, dice Nélida Argentina Zenón.



    Nacida en Gobernador Martínez, Corrientes, hace 47 años que vive en Rosario y 35 que conduce diariamente Cancionero Guaraní, por Radio Nacional (AM 1300 - FM 104.5), de 16 a 17 hs. Ganadora del Cosquín ‘64, un par de años después llegó a la ciudad en la que se desdoblaría para convertirse en una de las referentes más vigentes del chamamé: a su carrera de cantante sumó la faceta de comunicadora y se quedó acá para siempre.

    “Esta es una cultura de tradición que se ha transmitido de abuelos a nietos. Por eso el circuito actual es tan fuerte como al principio. Con la diferencia de que las nuevas generaciones, los músicos de este tiempo, le aportan su cultura nueva: hoy hay más escuelas de música, los chicos son todos estudiosos. Los profesorados suman sin dudas a la esencia chamamecera, le dan un valor agregado, le aportan técnica, los chicos estudian mucho más, pero además de pasar con los ejecutantes también pasa con los oyentes de radio: hay un enriquecimiento que no puede ser otra cosa más que bienvenido”, opina. Y nadie duda de su palabra autorizada, pero hay otros protagonistas que lo pueden contar en primera persona.



    Mauri tiene 18 años y Simón, 24. Se apellidan Merlo y, como no podía ser de otra manera, son chamameceros. Uno es el hijo menor de Ramón Merlo, hermano de Monchito; el otro es nieto del fundador del clan e hijo del inaugurador de la segunda generación de acordeonistas en la familia. Tío y sobrino están ahora en Santiago del Estero de gira.

    “Actúan esta noche, con una particularidad: tocan en boliches bailables, confiterías para chicos. Es algo poco visto en nuestro ámbito”, cuenta orgulloso Monchito Merlo.

    “La verdad es que hay mucha juventud, muchos chicos que vienen atrás. Hay nenes de 8 o 9 años que tocan el acordeón muy bien y es a ellos a los que hay que apoyar”, agrega.

    Y alguien parece haber tomado nota del asunto. 







    En el mismo día, la zona oeste de la ciudad acapara la atención de muchos chamameceros. Unos mil ya tienen decidido adónde van a ir: la Carpa del Encuentro, en Provincias Unidas “al fondo”, ofrece un Festival de Chicos: sobre el escenario, los artistas serán 23 pibes, menores de 15 años, a los que acompañarán dos guitarreros.

    Será lleno total.

    La primicia llega por mensaje de texto. El dueño del dato recorre las emisoras, las bailantas, vuelca novedades y curiosidades en la pantalla, las acomoda, imprime y saca fotocopias para alcanzar los 500 ejemplares por número. No se olvida de sus colaboradores pero a la vez queda claro que casi todo pasa por sus manos: en una mesa de bar, abrocha las hojas recién llegadas y las entrega personalmente.

                “Un día, una mujer que tenía un programa de música litoraleña me contrató para que generara y administrase un sitio web sobre chamamé”, rememora Roberto Agonil, periodista y productor de shows que venía del rock. Confiesa que se encontró con una oportunidad singular: la casualidad se volvió terreno fértil, y se preguntó qué pasaría si se ocupaba de reunir todo ese cúmulo de expresiones sueltas alrededor de ese género que hasta el momento le era ajeno. Así nació primero www.chamame.galeon.com.ar, y después, La Revista del Chamamé, que acaba de cumplir tres años. 

                “Hay unos ochenta programas de radio sólo considerando emisoras de Rosario, Villa Gobernador Gálvez y Granadero Baigorria. Además, hay una emisora exclusiva sobre chamamé: FM Al Límite (87.5), de Matienzo y Lejarza”, señala.

     

    Del amplio menú en la oferta radial hay otra opción obligada por su tenor pero que además ilustra con detalles llamativos la era del acordeón online.
    “Tengo muchos oyentes en Europa. Tengo amigos y familia en Francia, que se juntan a escuchar. Y cuando voy a Francia, generalmente por tres meses, hago el programa desde allá por internet y línea telefónica”, comenta Reina Bermúdez, poetisa santafesina que vino a estudiar medicina y convirtió en letrista de las canciones de Ramón Merlo durante 28 años; todos los grandes intérpretes del género grabaron sus temas. Ella se  autodefine como “difusora cultural” con presencia en la radio desde hace 47 años, tanto en LT8, LT2, LT3 y Radio Nacional, además de haber animado bailantas y festivales desde la década del ‘60 en adelante.   

                Actualmente conduce Despertar Chamamecero por FM Cordial (97.3) a diario, a partir de las 6 de la mañana. “Me escuchan mucho los que viajan, los pescadores y los albañiles…”, sostiene, y agrega que los isleños y los hombres de río “antes me escribían muchas cartas, y yo le mandaba por la radio mensajes de los familiares. Cuando salió el celular fue increíble. Me escuchan y se comunican de todas las islas de la provincia de Entre Ríos”. Y que los obreros de la construcción tienen una sección dedicada a ellos. “La mayoría son provincianos”, explica, y una sombra de pena le cruza el rostro. “Todos los días, una historia”, remata.



    “Allá cerquita del cielo / entre los andamios / sentado como un tropero / le está mateando / En la radio sin querer / como un duende el acordeón / estirando un chamamé / le estremece el corazón”
    (El Cielo Del Albañil, de Teresa Parodi -
    Antonio Tarragó Ros)


    Hilario Contreras llegó de Chaco cuando tenía 18 años. Era domingo, y el lunes ya estaba cargando baldes y bolsas de cemento. “Antes guitarreaba en las escuelas, en los cumpleaños… pero cuando vine acá dejé todo”,  se acuerda. Y dice que luego supo trabajar en una fábrica de helados y después en un frigorífico. Vive en Villa Gobernador Gálvez. “Ahora soy plomero gasista”, acota. Y termina por contar que de lo que nunca se olvidó, aunque no lo haya desarrollado, es de ser chamamecero.

    Mario Torres se llama en realidad Mario Schivert. También vino de Chaco, pero nunca dejó de tocar el acordeón. En su casa eran todos músicos, y él no pudo escapar de ese destino. Además, aprendió de su abuelo el oficio de afinar el instrumento y hoy se gana la vida con eso, en su casa barrio Belgrano.
    “A veces me mezclo con amigos que tocan”, dice humildemente.

    Lo cierto es que Hilario conoce a Mario por haberlo escuchado en la radio en su provincia. De cuando el primero era tan chico que la madre no lo dejaba ir a bailar adonde el otro tocaba. Pero estando en Rosario, una vez le pareció reconocer ese acordeón, y cuando Mario bajó del escenario le dijo “¿vos no sos Schivert?”

    Y sí, era. Y no les quedó otra que “enchamigarse”, aunque fuera tan lejos del pago y tanto tiempo después.

    Entonces, un domingo, Hilario Contreras organiza un Festival de Chicos menores de 15 años en la Carpa del Encuentro, y lo nombra a su coprovinciano Mario Torres como padrino de la fiesta.

                Una historia entre miles. Los protagonistas cambian, lo que se mantiene es la esencia.


    Cuentan que la familia consagrada fraternizó con un equipo de cineastas alemanes que llegaron a Rosario para filmar una película sobre su música y cultura litoraleña. Antes de comer, le tocaron un chamamé. Y las visitas rompieron en llanto.

    – ¿Por qué lloran? –le preguntaron a la traductora.

    – Es el sonido del acordeón –contestó la intérprete–; les causa algo muy fuerte en sus almas…

    “Hay un porqué lógico en el origen de los acordeones y un reencuentro con quienes por distintas razones, la guerra por ejemplo, fueron despojados de ese instrumento y de una parte de su cultura –explica Monchito Merlo–; y seguramente todo eso está un poco desparramado por acá”.  

    No hay dudas de su universalidad: el chamamé es evocativo, le canta al paisaje, a la madre, a la mujer. Y por si fuera poco, su árbol genealógico tiene ramas varias que acompañan largamente la teoría: Mario del Tránsito Cocomarola era hijo de italianos; Isaco Abitbol, de árabes; Ernesto Montiel, nieto de brasileros; Damasio Esquivel, descendiente de paraguayos; Tarragó Ros, de catalanes; y Reina Bermúdez, proveniente de una familia escocesa, por nombrar algunos.

    “El chamamé es la esencia pura del hombre en la tierra, en el lugar en que esté. Ya sea aquí o en Shangai. Es la cultura representativa, es pertenencia –señala el acordeonista rosarino, y concluye–: es el respeto por la esencia hecho música”. 



    ROSARIO, MAYO, 2013








    0 0
  • 05/10/13--07:56: SUBE

  • Ya apretó el botón que ahora está rodeado por un aura de luz roja. Espera y desespera. Pero desesperó y espero tanto que ya está. Va a ver con impaciencia cómo se le abre la puerta al pasado. Volver al futuro: la reparación de un acontecimiento que se coló en la historia y no debió haber sido nunca. Volver al futuro, contradiciendo las leyes de lo posible: todo lo que baja, sube. Va a ver con impaciencia como se cierra la puerta y una vez adentro la fiesta será irrefrenable porque el digno remiendo al orgullo ya estará hecho. Porque va a soltar una catarata surtida de sentimientos impares que lo tenían rodeado y ahora explotan de alegría. Porque quiere creer que la enseñanza del tropiezo será andar con cuidado y porque para conocer la gloria tuvo que conocer lo hondo de la derrota. Pero eso -y todo lo que le pase por el cuerpo en apenas ese instante en que sienta que por fin va dejando abajo el pasado-, eso será sólo estadística, perfomance y anécdota a comparación de lo otro. Sube. Y arriba lo espera su Historia, su nombre en mayúsculas. Otra enmienda a ese gesto erróneo del destino: porque arriba es otra cosa, es pararse firme en la cima del regreso a su nivel y empezar a mirar hacia el cielo que ahora queda más cerca.  

    0 0
  • 05/21/13--13:32: FUEGO CRUZADO



  • Fíjese usted como se puede hacer desde las medias 
    verdades un argumento presentable. 


    La plata del Poder, ninguna duda.  
    Las artimañas del Cuarto Poder (para vestir las cosas a la medida de sus intereses), ni qué hablar. 
    Acaso si ambos se refirieran a un mismo tema al mismo tiempo y no escaparan por la tangente con las chicanas y evasivas que consisten en criticar frenéticamente a la trinchera de enfrente, el asunto sería interesante. 
    Obsérvese en este precario póster como emerge la cada vez más definida línea divisoria entre ambos bandos. En el medio los que nos levantamos temprano, el laburar, la sensación de patria al vezre y una idea analógica que marea (medio apagada - medio prendida) con escasos volts.
    No somos nada.

    0 0
  • 05/22/13--19:42: ETERNO QUIJOTE CANYENGUE

  • Obra de Fabio Prieto

    Un bandoneón rezonga

    en la larga madrugada del barrio de al lado

    alguien barre los puchos adonde quedan  

    todavía dos o tres parroquianos

    son almas que inútilmente intentan

    vencer al final de la noche

    que sobrevuela las terrazas


    el zig zag de los pies que bailan la salida

    la vuelta a casa

    un auto que no arranca

    la frente que busca en el volante a la almohada


    un tren que llega tosco desde ninguna parte

    una mina que no duerme de desromeo

    y angustia y silencio

    un perro que ata su voz al agujero

    que cuelga del telón del cielo


    el acoso de la fábrica del otro lado del día

    cunetas hondas

    ventanas quietas

    acaso grillos


    un tango de Alberto Bono

    0 0


    PRONÓSTICO. Cuando la saturación de información inunda la pantalla y, sin querer queriendo, forma un contrasentido. Videograph tendencioso, en América; la lluviosa tarde-noche del escrutinio nacional  de las PASO presidenciales.

    NOTICIA MUSICALIZADA. La banda de sonido de esta confusión viene siendo ésta:



    DE LA LLUVIA (ANDRÉS CALAMARO)
    Cuando desafinas quiero oír desafinar / Quiero que no pegues ni una nota más / Todo se termina, pero en este caso especial / Quiero que no se termine nunca más, nunca más / Entre el poco espacio de las gotas de lluvia / Te encontré mirándote / En un espejo roto que /  Estaba esperándome /  En la vieja perla que era mucho más que un bar / Ahora hay una carnicería más / Todo se convierte en algo igual pero mal / Una cuestión de principios al final, nada más /  Entre el poco espacio de las gotas de la lluvia / Te encontré mirándote / Era un espejo roto que / Estaba esperando algo mirar /  Sé que todo determina / Lo que pasé de ahora en más / Pero fuentes para la sed verdadera / Vendrán.

    Continuará...

    0 0
  • 08/18/15--20:19: CADA DÍA CANTA MEJOR

  • "SI GARDEL VIVIERA RECIBIRÍA EL SANDRO DE ORO" 
    (Caloi)



    0 0
  • 09/21/15--12:59: ES PARTE DE LA RELIGIÓN
  • Así como La Nación recorta del papa la parte del discurso que más le conviene, uno se puede dar el lujo -sin demasiado esfuerzo- de trazar una zona común -oh, ¡qué palabrota!- en donde coinciden las buenas intenciones y no los desbarrancos de las doctrinas tajantes -aunque también tengan lo suyo en ese sentido- la Iglesia y la Isla. 
    En el rudimentario lenguaje del collage cotidiano de los 10 minutos -uno por cada mandamiento o por cada uno de los 10 años de la Guerra Grande-, el intuitivo pero falto de herramientas (o paciencia para darle el uso correcto) Juan Carlos Paint, hizo la fotosíntesis de la visita del máximo obispo católico a esa ciudad mulata, abermellonada al tono que el presente permite, de nombre La Habana. 

    Menos mal que para desmentir a este pastiche, está la realidad. Y que por suerte la mayor ideología imperante no se parece en nada al predicamento de quien lo único que quiere es una vida mejor para todos, paz, igualdad, fraternidad, libertad...


    O esta:


    Bueno, acá me dicen por cucaracha que lo vieron a Francisco tarareando la letra...
    y que ya mandó a un par de monaguillos y señoras de Cáritas incluirla en el cancionero de misa.
    Y que los Castro no llegaron a persignarse pero le prendieron una vela al Destino y agradecieron al cielo turquesa del Caribe por esta comunión.
    Amen (sin acento en la E)

    0 0
  • 10/25/15--22:11: VOTO FÚTIL


  • Parda de ultras y antis, 
    la ancha avenida del medio, 
    corta la zurda 
    y los progres de cola. 
    Escenario fragmentado 
    para una segunda vuelta
    en la que, hasta ahora, 
    los únicos que se bajan 
    son los encuestadores.

    En el transcurso de un extraño escrutinio provisorio donde no hubo números oficiales hasta pasada la medianoche, se fue oficializando sin embargo el panorama desde temprano con una embestida muy PRO con música pedorra en muy alto volumen, mucha papa en la boca y papelitos por el aire, con el temple amarillo habitual que es algo así como un evangelismo de barrio cerrado difícil de sobrellevar por el espectador.

      
    Después, la asunción de una mala noticia intentando simularla con un mal intento de énfasis y una torpe búsqueda de votos perdidos que naufragó en los nervios de un orador notablemente incómodo

    Así las cosas, los veredictos me los evito. 
    Aprovecho, a propósito, la creatividad tuitera que supo contemplar la situación con estas reflexiones:

    Ahora sí!! Ni olvido ni perdón - Copani, delincuente musical !!!! No a la prescripción !!
    Carlos Varela ‏@elmagicovarela1

    No sabemos qué tal será como presidente, pero Mauricio debe ser un gran invitado de casamiento.
    Hernán Siseles ‏@lavidasandwich



    A los encuestadores hay que sacarles el carnet y hacerlos trabajar de algo

    D.G. ‏@dariogallo
     
    Las encuestadoras y esa adiccion al error
    Leo Régoli ‏@LeoRegoli
     
    Macri convocó a los votantes de ALFREDO Rodríguez Saá, y no me parece nada raro viniendo de un tipo que una vez se tragó un bigote postizo.
    Juan Pablo ‏@CheVeniJP


    La gente que votó a Stolbizer está yendo al obelisco a festejar, porque ellos no tienen que esperar los datos oficiales, ellos ya ganaron.
    Hacemos Algo ‏@HacemosAlgo

    Awada no puede creer que va a poder decorar la quinta de Olivos.
    Titi ‏@TrinidadRomero


    Randazzo está comiendo un kilo de helado de Freddo en pija.
    Santastic ‏@meduladegato
     
    Toda esa gente que esta festejando se forro de guita con el kirchnerismo. La batalla es simbólica
    el ciego ‏@santiagorivaldo


    Tenemos que dejar de encuestar por 4 años...
    Sergio Scheffer ‏@Marrapodi


    Ahora empate. El problemita es quiénes desempatan.
    Eduardo Fabregat ‏@EFabregat


    -Quiero ver quien va ganando
    -Cambiemos

    -No boludo, dejame ver

    Martín Pugliese ‏@Martin_Pugliese


    Ganamos y perdimos... Se va Branca y se queda Mirtha

    Arnaldo Suárez ‏@ArniSuarez

    Un empate casi poético. Lo escribís y no te lo cree nadie.
    @DemianAiello ‏@DemianAiello


    Y finalmente, el fallido de Mariu Vidal:
    "Cambiamos futuro x pasado...... Perdón,  pasado x futuro"

    Y una yapa. Este error de apreciación a puro zócalo: a poco de las 18, con cuenta regresiva gigante el 3 anunciaba el CIERRE DEL ESCRUTINIO cuando en realidad lo que estaba terminando era la votación, y el ESCRUTINIO -que es el recuento de votos- muy por el contrario recién estaba por empezar.


    Bué. Preparen las urnas que allá vamos de nuevo... 



    0 0
  • 11/05/15--09:26: DERROTADOS
  • Lo que pasó esta noche en el fondo no tiene que ver con los colores. Ni siquiera con el fútbol, así, en general. Tiene que ver con algo más serio. Una condición humana que es la esencia de las injusticias. La evidencia que convierte a un hecho en una injusticia inocultable. Alguien dijo aquí que a los hinchas de Boca nos tendría que dar vergüenza. Y sí, es inevitable. Debe ser la primera vez en mi vida que no grito un gol de Boca. En este caso, dos. 

    El primero con una extraña esperanza de que fuera empardado como sea por el equipo rival. Porque durante buena parte del partido desee -sobre todo después del penal que no fue, porque hasta el gol anulado de Ruben se podía justificar un presunto error arbitral, ponéle-, desee profundamente que Central hiciera un gol con la mano o en orsai y lo cobraran como empate lícito, para quedar a mano en perjuicios y volver a empezar. 

    Pero no. Lejos de cumplirse mi deseo, se confirmó mi presentimiento.
    El segundo gol, aún sin saber todavía si Chávez estaba o no adelantado, fue un al revés que un alarido, un ahogo triste de saber el remate de la historia que me ensombreció más el ánimo lejos de ponerme feliz.

    En caliente, y en tren de combatir tanto silencio inédito -porque nunca supe hacer faltar festejo o puteada, nunca tanta contemplación incrédula y sin reacción-, creo que fue que arranqué a contar esto, sin filtro.
    Y es este desconcierto lo peor que le puede pasar a un hincha. Lo peor que le puede pasar al fútbol. Lo peor para el feligrés sincero de la redonda que lo último que quiere enterarse es que eso en lo que más cree -o quiere creer- es apenas un insostenible invento suyo.
    Todo queda inevitablemente impregnado de nulidad: el título manchado, la vergüenza que yo no tendría por qué sentir pero de la que me participan los hechos. El resultado vacante de realidad.
    No hay mucho más por decir.
    Perdimos otra vez. Aunque los diarios porteños digan lo contrario.

    0 0
  • 02/12/16--12:47: TURISMO DE ESCAPADAS
  • No hay ni habrá Ruta de los Prófugos así como no se consiguen en Cayastá las tazas souvenirs promocionadas en las noticias. Lo que hay en el pueblo costero santafesino, después del furor mediático por la recaptura de los famosos evadidos, es un slogan perfecto que a un mes de los hechos hace que sin lastimar la recuperada calma se reciba un bombardeado de consultas y visitas fugaces



    “Queríamos ver cómo era el lugar donde se escondieron los prófugos”, asume una señora que camina junto a su familia por la costanera.

    Un rato basta para corroborar que no es la única que alega tal curiosidad. Una pareja joven que mira el río, un matrimonio que toma mates debajo de un árbol, un grupo de señoras que camina por la plaza del pueblo. Aunque nadie de ellos conocía hasta ahora este histórico pueblo santafesino atravesado por la Ruta Provincial N°1 y abrazado por el río San Javier, todos coinciden en Cayastá en la mañana de un sábado agobiante que amenaza con llover, a un mes de los mentados hechos que le dieron al lugar un protagonismo impensado.

    Aunque este pintoresco rincón del departamento Garay posee un paisaje costero y de islas único, y concentra interesantes atractivos históricos y culturales, entre los principales argumentos de las visitas no figuran la pesca ni el paseo náutico; tampoco el deseo de conocer las ruinas de la primitiva Ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz (1573-1653), ni la intención de pasar por el lugar donde se marcó por primera vez el ganado en el Río de la Plata –por lo que se celebra todos los años, en junio, la Fiesta de la Yerra.

    Propios y extraños hacen referencia obligada al reciente episodio policial que tuvo a la localidad santafesina como escenario de la recaptura. Entre el 9 y el 11 de enero, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, fueron detenidos tras catorce días televisados de persecución entre el penal bonaerense de Gral. Alvear de donde se escaparon y la costa santafesina. 

    “A los vagos los agarraron ahí –dice un ocasional guía turístico a Rosario Express, y da su versión de los hechos, en plena ruta-; estuvieron siempre acá, no se movieron de acá. Una vez que entraron allá –señala el monte, a contramano de la dirección del río-, engancharon el camino de la arrocera sino de ahí no salís. Nosotros sabemos ir a cazar para esos lados, ¿sabés lo que cuesta salir de ahí?”

    “Encima había agua por todos lados… -agrega otro baquiano, aportando su parecer- dice que los vagos se tiraron boca arriba y asomaban la cara nomás, como pa’ respirar. Los milicos les pasaban por al lado. Hacía rato ya que estaban entregados”, agrega.

    El paraje se llama 4 Bocas, y está en la zona rural de Cayastá, a unos 6 kilómetros al sur del centro del pueblo.

    LA INDUSTRIA SIN CHIMENEAS

    Desde los altoparlantes de la propaladora baja sobre una polca la invitación para este domingo a un asado con cuero y empanadas.   
    Como en todo pueblo de provincia, en inmediaciones de la plaza San Martín están la Iglesia, la Comuna, el Juzgado de Paz y, unos metros más allá, a la vuelta, la Comisaría. Del otro lado de la ruta, en el antiguo edificio del Centro Social Unión y Alegría, donde funciona la biblioteca Manuel Lainez, atiende la oficina de Turismo.

    “Ahora está todo más tranquilo. Lo que pasa que hubo una sacudida mediática a la que no estamos acostumbrados, y la gente ha quedado afectada en ese sentido. Eso creo que es hasta que se logre volver al ritmo de vida normal del pueblo”, dice Pablo Vera, informador turístico pero también Secretario del área. "A la vez hago de diseñador, comunity manager y muchas cosas más… (se ríe) Uno tiene que hacer de todo acá… son estructuras muy chicas y todos hacemos un poco de todo”, explica.

    Pablo Vera, Secretario de Turismo de Cayastá
    Mario Lartiga, del Frente Progresista, Cívico y Social, y está al frente de la Comuna desde diciembre de 2011, cumpliendo su tercer mandato. La suya es la primera gestión que le dio a Turismo el rango de Secretaría, ya que se trata de una de las actividades productivas de la zona que se suma a las tradicionales: pesca, ganadería y horticultura.  

    “A esto que nos pasó, lo vi como una oportunidad para darnos a conocer. Una cuestión de aprovecharlo como un canal más de difusión de lo que es el pueblo”, dice Vera, a propósito del reconocido slogan “Cayastá, un pueblo que te atrapa” que estalló en las redes sociales cuando los evadidos fueron aprehendidos en el lugar. El autor intelectual de la idea fue Guillermo Niedermayer, amigo del funcionario y vecino del pueblo.

    La frase creativa estampada sobre una foto aérea del pueblo alcanzó desde el sitio de Facebook Turismo Cayastá a casi 315 mil personas y fue compartido más de 2800 veces, solo contando la imagen original. Y en Twitter, el 11 de enero el creativo slogan fue Trending Toping (tema de tendencia) en Buenos Aires y Rosario, entre usuarios del microblog.
    _ Antes alguien te llamaba y decía Hola, hablo con Cayasta? (así, sin el acento). Ahora sin dudas que hay más consultas, y manifestaciones en las redes sociales y otras expresiones que confirman que hay mucha gente que tiene  pensado venir a conocer, quizá a pasar un fin de semana largo. Creo que va a generar a largo plazo un impacto positivo. Y que, por lo pronto, ha servido como una gran lección de Historia y Geografía. La gente ya sabe dónde queda Cayastá, sabe que aquí se fundó la primera Santa Fe, que está el parque Arqueológico. Eso lo rescatamos porque ha sido muy positivo.

    _ Y de lo negativo, ¿qué destaca? Porque hubo algunas cosas que molestaron…

    _ Hubo muchos inventos por parte de la prensa. Pero cuando ya está desatada la vorágine mediática es imposible pararla o salir a negar o desmentir algo…

    _ ¿Qué inventos?

    _ En principio se dijo que iba a haber una Ruta de los Prófugos, y eso salió de un periodista de Buenos Aires que hizo una pregunta. Se le contestó que cualquier cosa que se hiciera en relación al tema sería consensuado con los vecinos, pero él dio por supuesta la realización de un circuito turístico alusivo, lo publicó así y los medios lo levantaron...
    _ Y eso también se viralizó… como se desparramó lo bueno, lo malo tampoco tuvo freno…

    _ La gente empezó a consultar sobre eso, en las redes sociales se generaron confusiones. Y la verdad es que nunca se pensó ni se anunció así. Y nunca nos consultaron. Podemos decir que nunca va a haber en Cayastá una Ruta de los Prófugos. O las tazas… (ver recuadro) Lejos está todo eso de la intención de mostrar el lugar, la potencialidad y los atractivos que tenemos.


    Un pueblo que te atrapa

    A unos 80 kilómetros al norte de la capital provincial, en la panza del trazado compañero del río que es la Ruta Provincial N° 1, aparecen las primeras viviendas rurales que anuncian la llegada de otro pueblo costero.

    Poco antes de llegar al corazón de Cayastá, los restos intimidantes de una yarará de no menos de 2 metros se exhiben colgados como una impresionante guirnalda sobre un alambrado. Es un espectáculo por el que los curiosos viajeros desmontan incautos de sus vehículos y se arriman a contemplar.

    “Acá está lleno de esos bichos. Y con la crecida, imaginesé. Bajarse así es un peligro”, advierte un conocedor.

    En ese museo de ciencias naturales a cielo abierto, unos pibes en patas aprovechan para vender chucherías: productos regionales, alimentos, adornos. De todo menos las tazas con la foto de los prófugos que los diarios, portales y canales de noticias difundieron como otra iniciativa gubernamental que en los hechos nunca fue. Incluso los medios regionales se ocuparon de hacer circular fotos y nota de color sin siquiera preguntar a los presuntos responsables.



    “Esas tazas acá no se consiguen… afortunadamente. Lo que pasa es que estas situaciones generan oportunidades buenas y malas… y hay quienes sin ser de acá se prenden de esta situación para aprovechar la venta de un souvenir”.

    Lo que hay son mates y jarritas para cerveza, hechos en madera tallada con la frase Cayastá, un pueblo que te atrapa. Se consiguen en una de las dos estaciones de servicio de la localidad en cuestión, y cuestan entre 90 y 220 pesos.

    “Se venden mucho”, asegura una empleada.

    Estos productos tampoco son parte de una campaña oficial. Los hace un artesano de la localidad San Carlos.

    CURIOSIDAD Y EXPECTATIVA

    “Acá tiramos todos con escopeta pero a una nutria, a un capincho… Pero estos tipos eran sicarios, ¡asesinos eran! Y hubo gente acá que se entusiasmó como si esto pasara en la televisión, y no se daba cuenta lo que estábamos viviendo…”, reflexiona un comensal de la única parrilla abierta en el pueblo.

    Otro parroquiano asegura que Cayastá tiene 4 mil habitantes y que por aquellos días en la Comisaría recibieron cerca de 800 llamados denunciando “que los habían visto”.

                Para algunos, aquel espejismo mediático se estiró a las consecuencias de aquella exposición y si bien la experiencia resulta una oportunidad para no desaprovechar, hay que andar con pies de plomo respecto de las ilusiones.

                “Es más la curiosidad que el impacto turístico real”, aventura un empresario del sector.


    Cayastá forma parte del corredor turístico de la Ruta 1: son 11 localidades que van desde Rincón hasta Romang, cerca de Reconquista. Cuenta con unas mil plazas repartidas en unos 35 lugares de alojamiento donde se destacan un hotel de 110 plazas, y complejos de cabañas y bungalows, entre otros.

    “La infraestructura para recibir visitantes está, lo que no hay muchos son eventos, o actividades -asegura el titular de Turismo, y agrega-; hay que trabajar con estrategias y sobre todo con planificación. El turismo puede ser positivo y también negativo. Y la gente de Cayastá es muy tranquila, no le gusta que le invadan su espacio, su privacidad… El ritmo de la vida acá es mucho más lento que en las ciudades”, explica Vera.

                Las principales visitas son las familias que llegan generalmente a  descansar dos o tres días. Es un destino ideal de fin de semana largo.

                Pese a la crecida que afecta a la zona desde finales de diciembre, el corredor turístico costero se ha visto al menos algo más transitado y visitado de lo esperado a partir de los sucesos de público conocimiento.

    “En este momento hay mucha curiosidad por el lugar, y los que vienen descubren que además es un lugar muy lindo, muy atractivo”, cuenta el funcionario, interrumpido por la presencia de una pareja que se acerca desde la calle a la oficina de Turismo en medio de la consulta.

    La muchacha es la que inicia la conversación, asomándose a la puerta.

    “Queríamos saber si nos podías informar un poco porque estamos de paso… bah, vinimos para acá porque queríamos ver… queríamos conocer, ahora que Cayastá es un lugar famoso…”

    Entre risas, el funcionario se levanta del escritorio y los invita a pasar y sentarse. Pronto desplegará la folletería, les mostrará fotos en una computadora, les contará datos históricos y particularidades del entorno fluvial inigualable.

    Puede que el asunto no tenga la dimensión de una pretenciosa invasión turística y se trate apenas, como reconocen, de un aluvión de curiosidades.

    El marketing de la oportunidad no sabrá acaso de definiciones concretas. De lo que sabe, está claro, es de resultados.



    JDC, 2016



    0 0


    Macri pidió a legisladores la rápida aprobación del acuerdo con los fondos buitres, en la inauguracion del 134° periodo de sesiones ordinarias. 


    También anunció el  proyecto para la devolución del IVA para los productos de la canasta básica alimentaria y otros proyectos sociales, económicos y de reforma del sistema electoral, mientras que dejó abierto al debate temas como la escalas del Impuesto a la Ganancia y el 82 por ciento móvil.







older | 1 | 2 | (Page 3)